Artistic Collections

Searcher


Beginning of the Collection


Telefonica´s Art Collection is the company´s commitment with the artwork of several artists which were scarcely represented in public and private art collections during the 1980s: Picasso, Chillida, Gris, Tàpies and Fernández.

Contemporary Photography


Telefonica´s Contemporary Photography Collection contains the works of 48 outstanding artists such as Jeff Wall, Cindy Sherman, Vik Muniz, Axel Hütte, Jorge Molder or Bleda y Rosa.

Cubism


Art collection based upon the works of Juan Gris and his contemporaries.

TELOS


The TELOS Art Collection was born to illustrate the TELOS magazine. Each number included artwork by well-known Spanish artists from the 1980s and 1990s.

New Figurative Painting


Our commitment to support the development and diffusion of our culture.

FERNÁNDEZ, Luis > L’Immense bouche


Date:
1939

Technical and Support:
Óleo sobre lienzo

Measures:
19 x 32,5 cm

Location and date of the author :
Oviedo, 29/04/1900 -- París, Francia, 25/10/1973


Description

L'Immense bouche, óleo sobre lienzo datado en 1939 se inserta dentro del demoninado periodo picassiano de la obra de Fernández. Luis Fernández conoció a Pablo Picasso en 1934, cuando tras varios intentos fallidos y llamadas sin respuesta, el malagueño accedió a recibirlo en su estudio dando comienzo a una estrecha amistad que se prolongaría durante años. En aquella época, Fernández visitó a Picasso prácticamente a diario, y en ocasiones colaboraron en la realización de algunos trabajos, lo que provocó que la obra del pintor asturiano acusase la influencia de Picasso. De él, Fernández admiraba la expresividad y la espontaneidad de su pinturas, cualidades de las que él mismo creía carecer, pues como señaló en alguna ocasión, a sus cuadros les faltaba la emotividad. L'Immense bouche es una de las creaciones más representativas del periodo picassiano, cuyo punto álgido se sitúa entre 1938 y 1939. La cabeza del caballo muerto trae a nuestra memoria el caballo representado por Picasso en su célebre Gernica, pintado en 1937, época en la que ya había entablado amistad con Fernández, lo que hace suponer que éste último conoció de primera mano el proceso de trabajo llevado a cabo por el pintor malagueño. El tratamiento de la cabeza en Fernández acusa mayor geometría que el de Picasso. El pintor asturiano aísla la cabeza y la coloca sobre un fondo en el que predominan tonalidades azuladas y verdosas. La boca del animal se abre para emitir un último grito agónico, que es captado en su momento de mayor expresividad por ambos pintores.