Artistic Collections

Searcher


Beginning of the Collection


Telefonica´s Art Collection is the company´s commitment with the artwork of several artists which were scarcely represented in public and private art collections during the 1980s: Picasso, Chillida, Gris, Tàpies and Fernández.

Contemporary Photography


Telefonica´s Contemporary Photography Collection contains the works of 48 outstanding artists such as Jeff Wall, Cindy Sherman, Vik Muniz, Axel Hütte, Jorge Molder or Bleda y Rosa.

Cubism


Art collection based upon the works of Juan Gris and his contemporaries.

TELOS


The TELOS Art Collection was born to illustrate the TELOS magazine. Each number included artwork by well-known Spanish artists from the 1980s and 1990s.

New Figurative Painting


Our commitment to support the development and diffusion of our culture.

BARRADAS, Rafael > Bodegón Vibracionista


Date:
1919

Technical and Support:
Óleo sobre cartón

Measures:
50 x 57 cm

Location and date of the author :
Montevideo, Uruguay, 04/01/1890-Montevideo, Uruguay, 12/02/1929


Description

Rafael Barradas pinta éste Bodegón en 1919, un año después de haberse establecido en Madrid. En la capital trabaja como ilustrador gráfico, como fabricante de juguetes y también como figurinista y escenógrafo para la compañía Martínez Sierra en el Teatro Eslava. La obra se podría encuadrar en el final del periodo vibracionista, ismo acuñado por el propio autor, y presenta fuertes influencias tanto del cubismo como del futurismo. En este época, Barradas pasaría del uso de colores puros al estudio tonal, de la fragmentación del objeto a su reconsideración figurativa, del primado de la geometría estructural a la suavidad en el contraste de rectas y curvas, del colorido vibrante a la parquedad cromática esencial y, en fin, tal tránsito también implicaría el paso de los temas urbanos al predominio de lo íntimo y personal. El bodegón no es un tema usual en la pintura de Barradas, que solía inclinarse más por representar escenas callejeras, interiores de café o retratos. La composición del cuadro, muy meditada, divide el espacio en dos por medio de la botella multicolor. Pero junto a este esquema compositivo tan sencillo, aunque tan trabado, llama la atención la disparidad en el tratamiento icónico de los objetos representados. Algunos objetos, especialmente los de color blanco, muestran claramente la contundencia de su forma mientras otros parecen descomponerse en planos de color trazados por restregadas pinceladas en pasos. Esta diversidad figurativa dota a la obra de una especial intensidad. Estamos, por tanto, ante una pieza singular en la producción de Barradas, y no sólo por su tema, sino también por sus rasgos estilísticos.