Artistic Collections

Searcher


Beginning of the Collection


Telefonica´s Art Collection is the company´s commitment with the artwork of several artists which were scarcely represented in public and private art collections during the 1980s: Picasso, Chillida, Gris, Tàpies and Fernández.

Contemporary Photography


Telefonica´s Contemporary Photography Collection contains the works of 48 outstanding artists such as Jeff Wall, Cindy Sherman, Vik Muniz, Axel Hütte, Jorge Molder or Bleda y Rosa.

Cubism


Art collection based upon the works of Juan Gris and his contemporaries.

TELOS


The TELOS Art Collection was born to illustrate the TELOS magazine. Each number included artwork by well-known Spanish artists from the 1980s and 1990s.

New Figurative Painting


Our commitment to support the development and diffusion of our culture.

Date:
1970

Technical and Support:
Óleo sobre lienzo

Measures:
30,5 x 37,5 cm

Location and date of the author :
San Vicente de Alcántara, Badajoz, 1899 -- Madrid, 1982


Description

Ortega Muñoz es uno de los protagonistas, junto a Benjamín Palencia, Rafael Zabaleta o José Manuel Caneja, del nuevo paisajismo surgido en la posguerra española. El carácter errante de Ortega Muñoz le llevó a realizar numerosísimos viajes a lo largo de las décadas de los veinte, treinta y cuarenta, que le proporcionaron formación y experiencia que -en mayor o menor medida- hacen que en la década de los cincuenta el pintor llegue a su período creativo más productivo. Entre las experiencias de especial influencia se encuentra el período formativo en Italia con el pintor inglés Edgar Rowley Smart, a raíz del cual Ortega Muñoz se plantea la necesidad de una vuelta a la naturaleza en el plano artístico, a la sencillez y espiritualidad de sus valores. Otra de las influencias, de nuevo en España, fue su participación en las excursiones fundacionales de la Escuela de Vallecas junto a Gil Bel, Alberto Sánchez y Benjamín Palencia. En la década de los cincuenta Ortega Muñoz inicia un momento de gran éxito y reconocimiento. En esta década su estilo es ya maduro y definido estilística y conceptualmente en un "volver la mirada al campo para recoger el alma de las gentes sencillas y las tierras de España". En Alcornoques, 1970, la paleta de Ortega Muñoz se ha asentado ya en los tonos terrosos tan característicos de su obra. Ortega Muñoz utiliza un lenguaje muy personal para explorar el paisaje rural, especialmente el paisaje de secano.