Artistic Collections

Searcher


Beginning of the Collection


Telefonica´s Art Collection is the company´s commitment with the artwork of several artists which were scarcely represented in public and private art collections during the 1980s: Picasso, Chillida, Gris, Tàpies and Fernández.

Contemporary Photography


Telefonica´s Contemporary Photography Collection contains the works of 48 outstanding artists such as Jeff Wall, Cindy Sherman, Vik Muniz, Axel Hütte, Jorge Molder or Bleda y Rosa.

Cubism


Art collection based upon the works of Juan Gris and his contemporaries.

TELOS


The TELOS Art Collection was born to illustrate the TELOS magazine. Each number included artwork by well-known Spanish artists from the 1980s and 1990s.

New Figurative Painting


Our commitment to support the development and diffusion of our culture.

BALDESSARI, John > Blasted Allegories (Colorful Equation/Sentence): Stage Line; Semi-Colon Shelf Life-Evaluative


Date:
1978

Technical and Support:
Fotografía color, lápiz sobre tabla

Measures:
39,5 x 100,5 cm

Location and date of the author :
National City, California (Estados Unidos), 17/06/1931 -- ,


Description

Con este trabajo John Baldessari cuestiona el sentido tradicional de la alegoría, al presentar unos montajes fotográficos que, dada su ambivalencia, adquieren varios significados. El punto de partida de estas series, todas realizadas en 1978, es una frase del escritor estadounidense Nathaniel Hawthorne, autor de La letra escarlata: "Por mi honor, no estoy seguro de si entiendo perfectamente el sentido de algunas de mis propias condenadas alegorías; pero recuerdo que siempre tenía un sentido en mi mente o, al menos, creía que lo tenía". A partir de esas condenadas alegorías, representaciones simbólicas de ideas abstractas, empleadas hasta la saciedad en todas las manifestaciones artísticas, Baldessari cuestiona el significado de las imágenes y lo que ellas representan. Las Blasted Allegories están formadas por un conjunto de fotografías, tomadas directamente de la pantalla de un televisor durante diez minutos. Después, el autor escribe encima una palabra, la primera que le viene a la mente al ver la imagen. Luego, son pegadas sin ningún tipo de orden aparente sobre un cartón en el que se escribe el título completo de la obra. El resultado es un montaje de imágenes disyuntivas, fragmentos en su mayoría, sacadas de un contexto e introducidas aleatoriamente en otro. ¿Cómo deben leerse estas Blasted Allegories? ¿De izquierda a derecha? ¿De arriba abajo? Esta cuestión pone de manifiesto, de forma significativa, el desconcierto que provocan. Con ellas Baldessari demuestra que la lectura de una obra de arte, de una imagen, no puede ni debe estar cerrada. Al contrario de lo que ocurre con un texto definido en todos sus términos, este conjunto de imágenes funciona como un texto ilimitado donde cada signo puede ocupar distintos lugares dentro de la sintaxis, ofreciendo historias ilimitadas. Las Blasted Allegories no tienen una respuesta única o una manera correcta de leerse, ya que están llenas de resbaladizos significados.